lunes, 7 de marzo de 2011

Virtual o real

Buenas noches amigos de los pelos, cuántas veces hemos hablado aquí de lo virtual y lo real. Es la eterna dicotomía en SL, cuánto es real y cuánto virtual. La verdad es que las fronteras se difuminan, sobretodo cuando uno lleva mucho tiempo en este mundo. Sin embargo, hoy no voy a hablar de esa cuestión sino más bien voy a dar un ejemplo de que lo virtual acaba aflorando y desparramandose por la realidad, porque en verdad no hay separación. Ambos son uno solo.

Cuatro años he hecho en SL, y sin embargo no he escrito nada sobre ello. Pienso que ya no tengo mucho que decir sobre las andanzas del peluquero, salvo quizás alguna actividad que haga, y creo que es porque solo me llena lo que de alguna manera me satisface en mi realidad personal.

Una de esas extrañas cosas de SL es que puedes estar años con gente y realmente conoces una pequeña parcela de ellos, y un buen dia, algo se abre y entra luz por la rendija de la puerta para iluminarte y hacerte ver quien hay detras del avatar.

Hoy la rendija me la ha dado esta noticia, la he leido y me he emocionado, porque se el esfuerzo que ha supuesto a la protagonista llegar al nivel que ha llegado y bueno, también me ha hecho ilusión conocer algo más de mi amiga, algo que desconocia hasta ahora.

Leerla y ya me decís qué opináis.

ARTE Y MUNDO VIRTUAL

Por cierto ...

... yo tambien soy profesor.

Un abrazo a tod@s.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaj, Aleixandre :-PP

Gracias por tu crónica pero no sólo por su contenido, que también; sino por el cariño que se desprende de las palabras que la componen.

Al principio me reía, no por tu artículo, sino por las sorpresas que mencionas en él. Yo tampoco sabía de ti que eres un colega mio.

Esto pone de manifiesto lo qué realmente es esencial y lo que importa: es indiferente saber qué titulaciones tenemos, cómo nos ganamos la vida, qué edades tenemos o dónde vivimos cada uno.

Lo importantes es cómo nos comportamos con los demás y cómo les tratamos y como, en consecuencia, crecen los sentimientos hacia a ellas y la amistad.

Ni a ti ni a mi nos ha hecho falta, durante estos cuatro años, más datos que los del respeto, el cariño y la admiración mutua para ir asentando nuestra amistad.

A mi no me ha hecho falta, durante todo este tiempo, saber que tu eres colega-profesor ni a ti saber que soy gallega en vez de catalana, como te imaginaste, para apreciarnos.

Queda claro, pues, que nos apreciamos simplemente... ¡por qué nos apreciamos!; que los afectos no tienen edad ni lugar de residencia ni profesiones ni... y, muy posiblemente, en ello resida uno de los encantos de la amistad.

Un achuchón muy fuerte!!!

ina Karura.

Nanak dijo...

Felicidades, Ina, y un beso grande.
Aleix...¿qué es de tu vida? No te lo vas a creer, pero estaba pensando en ti, hacía millones de años que no entraba en tu blog, y hoy precisamente he visto que habías "resucitado". Ya me contarás, ¿vale?
¡Ah!...y yo también soy profe!!! :-)
:-)

Oteaba Auer dijo...

Leí el artículo. Claro que le doy, desde qui, la enhorabuena a Ina.
Pienso que quizás las cosas se dan sin buscarlas, es decir, al poco tiempo de conocer a Aleix o a Nanak, supe que eran profes...Jamás preguntamos profesiones pero en algún momento surgió. Sin embargo con personas que compartí más tiempo nunca supe que hacían en sus vidas..en realidad me importaba poco..me interesaba lo que el avatar transmitía sin más.

Un abrazo

Morrigan Mathy dijo...

Sorprendida me he quedado... pero gratamente...
Es cierto Ina, que no hace falta saber que eres profe, o que eres de una u otra ciudad para poder mantener una amistad con alguien...
Pero a veces sucede también que, esos lazos de amistad se refuerzan cuando te das cuenta que... ese avi con el que tan bien te llevas, está solo a cuatro manzanas de tu casa ;)
Tuve la suerte de exponer con Ina, y que mi mantenedor fuese Aleix... y a partir de ahi... ha llovido muchisimo... pero aqui estamos, casi rozando mis cuatro años, y habiendo sacado de momento de allí, unas de las mejores amistades que se pueden tener, las basadas en el respeto mutuo y la confianza plena.
Gracias Aleix, por ser y por estar, seimpre.